sábado, 24 de julio de 2010

El Circuito Carioca de Ferias Orgánicas


Circuito Carioca de Ferias Orgánicas incentiva comercio justo y solidario
Por Karol Assunção

Alimentos saludables, libres de agrotóxicos, comprados directamente a los productores a precios accesibles. ¿Es posible encontrar una feria con productos así en grandes centros urbanos? Para los habitantes de Río de Janeiro, la respuesta es sí, es posible. Desde el 29 de mayo, la Secretaría Especial de Desarrollo Económico Solidario del Gobierno Municipal de Río de Janeiro (Sedes) viene instalando en cooperación con la Asociación de Agricultores Biológicos del Estado de Río (Abio) el "Circuito Carioca de Ferias Orgánicas".

El barrio Peixoto fue el primer lugar que recibió la feria, todos los sábados, de 8h a 14h. El 8 de junio, fue la oportunidad de Ipanema. Ahora, todos los martes, también de 8h a 14h, los habitantes de los alrededores tendrán la oportunidad de comprar alimentos orgánicos directamente del productor, o sea, sin intermediarios.

Además de esos lugares, Rosemary Gomes, de la dirección de Economía Solidaria y Comercio Justo de la Sedes, afirma que ya hay una feria en Glória y, en breve, en Leblon. "Antes de fin de mes, las cuatro ferias de la Zona Sur ya estarán instaladas", garantiza, recordando que la próxima etapa será la inauguración de las ferias en la Zona Norte de la ciudad.

De acuerdo con ella, la intención es que antes de que se cumplan 12 meses, estén ya inauguradas 12 ferias en diferentes barrios de Río de Janeiro, todas semanales. La instalación, según ella, se produce en forma progresiva y se tiene en cuenta la elección del lugar. "La feria es negociada barrio por barrio", comenta.

Ler nota completa

Fuente: Adital

1 comentario:

Ana dijo...

Enterarme de que está funcionando un Circuito de Ferias orgánicas en Rìo de Jananiro revivió como nunca antes el interés de una experiencia similar en Buenos Aires y de productos orgánicos. he observado ests experiencias en EE.UU y en algunos paìses de Europa.
Deberìamos preguntarnos y explorar porque tanta apatìa del consumidor porteño por productos frescos y sanos y a precios razonables, estableciendose una relaciòn de consumidores-productores directos en la que ambos se beneficien.
El problema sin duda no radica solamente en la demanda de un consumidor posiblemente poco informado e incentivado sino tambièn en una oferta que parece haberse estructurado lejos de atributos de calidad y sanidad.
¿Es posible revertir o empezar a iniciar algún cambio en esta dirección? No tengo un diagnóstico ni apeoximado por donde pasan los problemas u obst´culos. Tal vez si empezamos a intercambiar ideas se nos van ocurriendo cosas que fructifique en algùn proyecto viable.
¿Alguien conoce alguna agrupación de producores orgánicos de hortalizas del cordón hortìcola bonarense para iniciar contactos???

Ana Fernández Besada